miércoles, 6 de junio de 2012

Bellavista, hermoso paseo a tres horas de Riviera nayarit


Esta es la ex fábrica de textiles de Bellavista a sólo tres horas de Riviera Nayarit. Don José María de Castaños y Llano (Santander 1796- Tepic 1846) propietario original de ésta fábrica, quien hizo fortuna como agente viajero y capitán de barcos de la Casa Barrón y Forbes hasta ser propietario de sus propios navíos, y luego envió a su hijo José María Castaños Lazcano a estudiar a Bélgica, en plena revolución industrial. El muchacho conoció entonces una moderna textilera en Gante, que sirvió como modelo para el negocio que en 1841 emprendió el padre en sociedad con el jalisciense Ignacio Fletes; lo fue a tal grado que la factoría se construyó a imagen y semejanza, utilizando cantera europea e incluso tomando su nombre 'Bellevue'.

Según el INAH, la fábrica se declara en quiebra en 1846. A su muerte don José María le hereda a Bellavista su primera deuda de 136 mil pesos, a favor de la casa Luzárraga de Guayaquil, Ecuador.
La casa Barrón-Forbes, adquiere la fábrica. Durante los 47 años que fueron propietarios, los Barrón-Forbes consolidaron su fortuna y se convirtieron en la institución financiera más importante del país, al grado de que concedieron préstamos al presidente Juárez en 1847 y, años después, a Lerdo de Tejada. En 1885, la compañía Barrón-Forbes es disuelta y la mayoría de los bienes pasan a manos de los hijos y nietos Barrón, quienes, ocho años después, realizan la venta y liquidación de sus propiedades. De entonces a la fecha pasa a manos de distintos propietarios, entre los que destaca la poderosa Casa Aguirre, constituida por los vascos-españoles Juan Antonio y Domingo Aguirre, sucesora de Barrón y Forbes.

Históricamente, la textilera se destaca por haber sido sede del primer movimiento obrero en México -incluso anterior al de Cananea- el cual estalló sorpresivamente el 20 de marzo de 1905. La huelga, aunque para algunos fue solo un fugaz paro laboral, estuvo encabezado por los hermanos Pedro y Enrique G. Elías (el primero a la postre sería el primer gobernador de Nayarit)  y secundado por las hermanas Francisca y Maclovia Quintero.

Los obreros y obreras sin amedrentarse se manifestaron en la ciudad de Tepic ante el administrador de la Casa Aguirre. Sin embargo, sus líderes prefirieron no exponer a los trabajadores a ser masacrados y aunque no obtuvieron una respuesta satisfactoria a sus demandas, se puede considerar que esa lucha emergente fue en sí misma una victoria de los trabajadores porque los unificó alrededor de una causa común y porque simbólicamente anticipó una rebelión social que sería incontenible.

Visitar Bellavista desde Riviera Nayarit es una experiencia memorable. Hay que viajar tres horas desde el extremo sur en Bahía de Banderas o una hora desde San Blas, hacia Tepic. La fábrica y el poblado,  que incluye un templo masónico de 1872, se encuentran a 6 kilómetros fuera del núcleo urbano de la capital nayarita rumbo a la presa de Aguamilpa.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario